Johan Bernal: Millonarios, la herencia más valiosa que me dejó mi papá

Aún recuerdo cuando mi papá me llevó por primera vez al estadio a ver jugar a Millos. El 28 de Marzo de 2005, de la mano de mi padre, conocí el significado del amor incondicional.

Miller Bernal: padre, amante del fútbol y quien me presentó al amor de mi vida, Millonarios.

Para mi cumpleaños número 6, mi papá había llegado temprano de su trabajo con un regalo para mí. Yo estaba jugando con mis primos pero la ansiedad se apoderó de mí al querer descifrar que era lo que había dentro de la caja azul metalizada con un moño blanco, perfectamente doblado, que tenía mi papá entre sus brazos. Afanoso, corrí hacia la mesa del comedor, allí mi padre me entregó el presente.

Al abrirlo apresuradamente, saqué una camiseta de fútbol de un equipo que hasta ese momento, era desconocido para mí. Asombrado, levanté la cara y volteé a mirar a mis padres; mi viejo sonrió y dijo, “Esta es la camiseta del club que he seguido toda mi vida, Millonarios, el mismo del que ahora tú te vas a enamorar tanto como yo lo hice”. Recuerdo muy bien ese día pues, en el instante en el que me probé mi camiseta nueva, me enamoré perdidamente del equipo embajador, tanto, que tal amor desde ese día, no ha dejado de crecer. 

La camiseta que me regaló mi padre, año 2005.

Hoy con 21 años, considero que no existe nada que me haga más feliz que Millonarios. Por eso, voy cada fin de semana a alentarlo y desde las tribunas, canto hasta quedar afónico; es el pasatiempo más hermoso que tengo. La sensación indescriptible de ver a mi equipo sobre el césped, me llena de orgullo y emoción. Las bombas azules, los papelitos cortados, las banderas hondeándose y el calor del mar de hinchas azules en el Campín, son detalles que me llenan el alma.

Colección personal, año 2017

Llevo más de la mitad de mi vida recolectando datos del equipo: hazañas, plantillas de jugadores, uniformes y demás elementos, que guardo con tanto aprecio como lo haría un fiel enamorado con los detalles que le da su doncella. Aunque he tenido que vivir momentos duros en los que Millos juega mal y  no le responde a la hinchada, también he tenido el placer de verlo salir campeón.

En el 2012 y luego de 24 años de sequía de títulos en la liga local; Millos me dio la alegría más intensa que he sentido y el que yo mismo catalogué como “el mejor día de mi vida” el 16 de Diciembre, día en el que millonarios volvió a dar una vuelta olímpica.  

Aunque fue una campaña casi perfecta, al principio no quería ilusionarme como ya lo había hecho en años anteriores, porque luego podría decepcionarme de la peor manera. La obtención de un campeonato, era algo nuevo en mí. No sabía que era ver a Millonarios campeón y lo único que conocía de ese tema al respecto, eran las miles de anécdotas que mi padre me ha compartido a lo largo de mi vida. Esas que ha contado siempre, mientras estamos sentados en  el sofá de la casa de mi abuela, bebiendo Coca-cola y observando los partidos de Millos, cada domingo, en el televisor Panasonic que ha acompañado por más de 15 años a mi familia.

El 2016 para mí fue fundamental para hacer crecer mucho más este sentimiento que tengo por Millonarios. Por primera vez, me aboné para poder asistir a todos los partidos que disputara el equipo de local.

Cumpliendo mi sueño

Sigo esperando con ansias volver a ver a Millos en el estadio, pero esta vez, desde las tribunas de prensa o tomando fotos desde el césped. Espero este año me pueda brindar tantas alegrías como las que ya me ha dado en estos más de once años viéndolo e intentando entender la esencia de su fútbol. Además, ya son 11 años desde la primera vez que mi padre me llevó a ver a Millonarios jugar en el Campín. 11 años de conocer al amor de mi vida.

One thought on “Johan Bernal: Millonarios, la herencia más valiosa que me dejó mi papá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Millonarios