Aunque hubo charcos, hubo buen fútbol

Un Millonarios aguerrido y tácticamente ordenado logró llevarse un punto de Cali, visitando a un América incisivo que buscó su clasificación a los cuadrangulares.

El clima hizo que albiazules’ y escarlatas tuvieran que esperar para saltar al Olímpico Pascual Guerrero a disputar su partido correspondiente a la fecha 17. Aproximadamente media hora después de lo pactado, y aunque entre charcos y tierra, Wilmar Roldán hizo sonar su silbato para empezar el encuentro. Desde ese momento, los espectadores no se iban a aburrir en ningún segundo del partido.

A pesar de las inclemencias de la lluvia y del mal estado de la cancha, América y Millonarios salieron a atacar su rival desde el inicio.  El planteamiento de la línea de cinco en el fondo con Rambal, Payares y De los Santos hizo que los laterales del conjunto embajador tuvieran una vocación ofensiva mayor. Estos últimos, con la ayuda de Macalister y Montoya fueron los que más generaron opciones y se acercaron a la portería de Cadavid en el primer tiempo.

Por su parte, los diablos rojos hicieron una buena alianza entre Viveros, Cabrera y Aristeguieta. El ariete venezolano fue el más incisivo en patear a la portería azul, pero como ya es costumbre cuando lo necesitan, Fariñez estuvo inmenso. Otras llegadas de Yesus y un cabezaso a quema ropa de Segovia también se encontraron con el guardavalla venezolano, que se encargó de ponerle cerrojo al arco millonario en la primera mitad.

Con el campo en un estado un poco mejor, la segunda parte del juego fue más movida que la anterior. El equipo de la capital colombiana fue el que primero aprovechó esto, ya que marcó el primer gol de la noche en el minuto 50’ por medio de un rápido contraataque. El encargado fue Santiago Montoya Muñoz, quien le picó la pelota al cancerbero escarlata luego de un pase de Silva. Este es el primero en la lista del mago como jugador de Millonarios.

Luego de este tanto, Jersson González movió su banco sacando a Guevara e ingresando a Sánchez, perdiendo marca pero ganando en ataque. Casi al tiempo, Montoya tuvo que dejar el campo por una dolencia e ingresó Eliser Quiñónes. El de Magüí Payán ayudó mucho más en marca que el paisa y alivianó el trabajo de Jaramillo y Duque. A pesar de ello, el capitán y número 22, tuvo que salir luego de su primera amarilla, con lo que se dio el ingreso de César Carrillo.

Con un conjunto embajador que no se rendía en su búsqueda de otro gol y unos diablos rojos que buscaban el empate, el DT americano cambia a Riascos por Medina en un cambio netamente agresivo, al igual que el primero. Mientras tanto, Jorge Luis Pinto respondió sacando a Maca por Marrugo lo que fue una variante de jugadores similares. Mientras que el cartagenero pasó desapercibido, el nuevo integrante de los once en América fue el encargado de marcar el empate. El ex Leones empalmó un rebote en el área de Fariñez, que poco pudo hacer ante la cercanía del disparo que decretó el 1 a 1.

Ya en los últimos minutos del partido, Cadavid se unió a la tónica de Fariñez y le sacó un monumental balón a Marrugo. Con esto se cerró el partido en la capital del Valle, que dejó un empate de esos que agradan. El juego fue vistoso y de ida y vuelta a pesar de los problemas de la cancha, además se puede decir que es un empate que le sirve a las dos escuadras. El marcador dejó a Millonarios en la primera posición con 34 puntos y a la espera de Junior en el Nemesio Camacho el Campín.


Pic via @millosfcoficial

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Millonarios