24 de junio, una buena fecha para la Tricolor

Colombia está más vivo que nunca. Goleó a Polonia mostrando un buen juego. Anotaciones de Mina, Falcao y Cuadrado le dieron la victoria a la tricolor.  Quintero tuvo una asombrosa actuación.

Brasil 24 de junio de 2014: todos los medios informaban que la selección Colombia goleaba 4-1 a Japón jugando un excelente partido. Un majestuoso show. Cuatro años después, el mismo día, Rusia sería testigo del renacer de una selección que no exhibía tan buena presentación en mucho tiempo. La saga que comenzó en Sudamérica continua en tierra Soviética. La crítica se rinde a los pies del tricolor.

Goles de Mina, Falcao y Cuadrado fueron el clímax para los más de 30,000 colombianos que asistieron a la función en Kazán. Tres a cero frente al que sería el rival más difícil del grupo. Eliminación para los polacos, esperanza y vida para los cafeteros en un mundial con muchas sorpresas.

Al igual que siempre Pékerman sorprendió con el once inicial. Mina por Murillo, Barrios por Carlos Sánchez quién salió expulsado frente a Japón, Aguilar por Lerma y James por Izquierdo. Además, mantuvo a Davinson Sánchez, de horrible partido frente a Japón.  Colombia jugó con el mismo 4-2-3-1 de los últimos años. El director escoge el mejor reparto para salir por la victoria.

Pitazo inicial, embestida de Polonia. Los europeos salieron a embestir a los sudamericanos. Tres minutos y dos tiros de esquina a favor de los polacos, ambos contrarrestados por los colombianos. El inicio sirvió de sacudón para entender que necesitábamos la posesión.

Toma 1: Quintero y James entran en escena. Pincelada va, pincelada viene. Colombia toma el balón. Toque y más toque, sin mucha profundidad. Los cafeteros tienen el balón y se acercan poco a poco. El director argentino ordena que se adelanten líneas.

En uno de esos tantos accidentes que se sufren durante el rodaje, durante los 90 minutos, Abel Aguilar, de aceptable actuación sale lesionado.  El aductor le impide seguir. Entra al set Mateus Uribe. Un revulsivo para el combinado patrio. El cambio mejora la puesta en escena.

Toma 2: La magia sigue. A los dos zurdos se les suma el complemento perfecto, Juan Guillermo Cuadrado.  El trio que juega de memoria, como amigos de toda la vida, se junta para gestar el primer canto de gol.

El reloj marca 39 minutos. Tiro de esquina, pase de James a Cuadrado, este a Quintero quién con inteligencia y precisión habilita al 10. La pelota vuelve a los pies de Rodríguez, el guante que tiene en la zurda le pone el balón en la cabeza a la torre de 1,95 m, Yerry Mina. Anticipa al portero rival, Wojciech Szczesny, que desde el piso mira la pelota entrar y 50 millones de personas en coro gritan gol.

La anotación anuncia la llegada de una transformación en el partido. Polonia luce perdida. El gol de Colombia la dejo contra las cuerdas. Lo mejor para los polacos es que la primera parte de la función acabe.

La posesión sigue a favor de los cafeteros. Toque y más toque. Se añaden 4 minutos y Quintero, hace jugar a todos. Como el director de una orquesta, dicta ritmos y tiempos. Todos se contagian y todos participan de esta gran sinfonía.

Se consumen los 240 segundos. Suena el pito del juez. ¡Corteeeeeee! se escucha en todo el estadio. Es hora de un descanso. Polonia espera que el libreto se reescriba y cambie la suerte a su favor. A su vez, Colombia espera que todo siga igual, que la alegría y el buen fútbol sigan frente a las cámaras.

¡Luces, cámara, acción! No hay modificaciones en el reparto. El árbitro pita y tras 15 minutos de descanso se mueve de nuevo la pelota. La función continua. Polonia sale con toda para lograr marcar y empatar a Colombia. Desde el primer segundo de la segundo función la presión polaca es agobiante.

Al parecer los primeros minutos son el único tiempo que la tricolor da a los europeos para poder lucirse en escena. Tras la embestida, Colombia toma el control de nuevo. El libreto original es restablecido por el combinado patrio. Otra vez los dos zurdos hacen de las suyas.

Al minuto 58 el suspenso se tomó por unos segundos la función: Lewandowski controla de manera majestuosa un pelotazo a espalda de los centrales. Sin embargo, como un rayo achicó Ospina, ‘tú tranquilo’. La única oportunidad de cambiar el destino, el rumbo de la película, se esfumó con la misma velocidad con la que corrió el portero colombiano.

Toma 3, Quintero saca el conejo del sombrero: una habilitación a Falcao con una mezcla de calidad, precisión e inteligencia. Un pase entre líneas deja al ‘Tigre’ frente al arco. Szczesny intenta detener al atacante colombiano, pero es imposible evitar lo inevitable. El goleador histórico de la selección saca un remate tres dedos y pone el balón al lado del palo, en lo más profundo de la red.

El gol estalla de júbilo a todos los espectadores. Falcao grita a rabiar. Este es uno de los goles más importantes de su carrera y por el que luchó cuatro años. Uno a uno los jugadores hacen fila para felicitarlo, algunos tienen lágrimas en sus ojos. La unión de este reparto indica que las cosas van por buen camino.

Tras el gol, Polonia cambia algunas fichas. Entra Grosicki, el que mejor su complementa con su actor estrella, Robert Lewandowski. Minutos después entra Glik, quién a diario se entrena e intenta domar al Tigre.  Paralelamente, entra en el seleccionado colombiano Jefferson Lerma y Carlos Bacca, salen Quintero y Falcao. Los espectadores rompen sus manos aplaudiendo. La ovación es monumental.

Toma 4: no hay tercero malo. Tiro de esquina a favor de los polacos. El rebote es capturado por James Rodríguez. La banda izquierda es su autopista. Antes de llegar a la mitad del campo, pasa la pelota con una precisión digna de los mejores del mundo. El esférico recorre 30 metros, Cuadrado la recibe y sigue su carrera. Szczesny sabe que no hay nada que hacer. El oriundo de Necoclí, define pegado al palo. Gol de Colombia y la alegría es magna.

La función casi termina, el director está conforme y el libreto se cumplió a cabalidad. El equipo polaco se ve destruido, anímicamente hecho añicos. Los últimos 10 minutos son todos para Colombia. Ha sido una buena noche, el público así lo demuestra coreando un ‘ole’ con cada pase que realiza la selección.

La película finaliza y las ilusiones polacas también. El pitazo final deja dos finales uno feliz, el otro triste y decepcionante. Colombia más cerca de octavos y Polonia sin chance alguno. El llanto es inevitable en los de blanco. Al otro lado, los de azul celebran. La crítica es favorable, se vio muy buen fútbol y precisión.

Colombia estuvo a la altura, como el ave fénix revivió de las cenizas. Una zaga de centrales sólida, dobló de manera memorable a uno de los mejores delanteros del mundo. Arias y Mojica fueron el oxígeno y una opción de pase para los volantes siempre que miraban a los costados.

Mateus Uribe mostró que tiene con qué, le dio salida y recuperación al elenco colombiano. Barrios fue su Robín, su complemento ideal. Los tres volantes de ataque le dieron imaginación, magia y mucho fútbol al equipo. Su actuación fue espectacular.

Radamel Falcao Garcia, el goleador histórico de la selección, lucho como lo que es: un tigre en el área. Logró cumplir su sueño, anotar en una copa mundo. Más allá de eso, luchó todos los balones y lo dejo todo en la cancha.

La selección Colombia demostró que está para grandes cosas. El combinado nacional jugó el mejor fútbol visto hasta el momento en el mundial. Un equipo táctico, dónde todos cumplen su labor defensiva, se relevan y ayudan como una colonia de hormigas. En ataque magia y precisión, Quintero fue la gran figura, cada pase era una pincelada, un lujo.  No obstante, todo el equipo mostró puntos muy altos.

El jueves los cafeteros se juegan la clasificación a octavos frente a un duro rival, Senegal. Los africanos son primeros del grupo. Si Colombia mantiene su equilibrio y concentración, podrá sacar el único resultado favorable, ganar. Además, Los leones de Terangá como son conocidos, tienen limitaciones en defensa. Será un encuentro de mucha lucha y fuerza.

El próximo jueves esta historia continuará.

Crédito de la imagen: El Espectador

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Millonarios